Florencia, la cuna del Renacimiento

Ninguna ciudad italiana conserva tan bien el encanto y la magnificencia de tu pasado como Florencia. La que es para muchos la cuna del Renacimiento, es una ciudad llena de rincones con mucho encanto capaces de seguir sorprendiendo a los viajeros que han  visitado en varias ocasiones esta ciudad. ¿Qué tiene Florencia para resultar tan atrayente? Una enorme colección videos porno de obras de los mejores artistas del Renacimiento italiano, magníficas iglesias decoradas con los más hermosos mármoles de colores y por supuesto multitud de los edificios que sirvieron como modelo para los arquitectos de toda Europa.

Santa María de las Flores

Qué ver en Florencia

La riqueza arquitectónica de Florencia, hace que sea necesario trazar un plan para intentar conseguir visitar en nuestro viaje los lugares más emblemáticos de la ciudad. ¿Por dónde se puede comenzar? Obviamente por la plaza más importante de la ciudad, la Plaza del Duomo, ya que es el lugar en el que se construyó una de las obras cumbres de Brunelleschi, la Basílica de Santa María de las flores.

Una basílica, de la que nadie debería marcharse sin observar detenidamente su esplendorosa cúpula, que se encuentra fantásticamente escoltada por el Baptisterio de San Juan, un edificio de tipología románica, cuyas puertas fueron decoradas durante del Renacimiento por dos artistas de la talla de Andrea Pisano y Andrea Ghiberti y el Campanario diseñado por Giotto.

Si los ojos del viajero han podido recuperarse de tan bellas imágenes, la siguiente  parada obligada es la Plaza de la Señoría, el centro histórico de Florencia, en el que se encuentran edificios tan emblemáticos como:

La Logia dei Lanzi (la cual es utilizada como un museo al aire libre) en la que se puede contemplar la obra más importante de Benvenuto Cellini, “Perseo con la cabeza de Medusa”

Palacio Vecchio

El Palacio  Vecchio, cuya enorme mole recuerda a la de un castillo medieval y que es fácilmente reconocible en cualquier vista aérea de la ciudad por su gran torre de más de noventa metros de altura.

En uno de los laterales de esta plaza, se encuentra el edificio que más visitantes recibe al año tras Santa María de las Flores, la Galería de los Uffizi. Un lugar que todo el mundo identifica rápidamente por albergar en su interior al poderoso “David” de Miguel Ángel, en el que el viajero también tiene la posibilidad de encontrar obras de Da Vinci, Botticelli y otros artistas de este mismo período histórico. Otro detalle muy interesante de esta Galería es el conocido como Corredor Vasariano, un pequeño pasillo planificado por Giorgio Vasari para conectar el Palacio Vecchio con el Palacio Pitti.

Estos son los lugares más emblemáticos de la ciudad, pero hay muchos otros que se pueden ver sin tener que soportar largas colas y grandes aglomeraciones de gente. Entre estos lugares destacan:

  • El Palacio del Bargello, construido en la Florencia del medievo, cuyo interior guarda celosamente algunas de las esculturas más importantes de los siglos XV y XVI.
  • La Iglesia de Santa Cruz, en la que se pueden admirar los maravillosos frescos de Giotto, así como las tumbas de hombres tan importantes de para la ciudad como Maquiavelo, Miguel Ángel y Galileo.
  • La pequeña basílica de San Miniato al Monte, una fantástica muestra del románico florentino que destaca por la belleza de su fachada, la cual está decorada por mármoles realizando figuras geométricas y un pequeño mosaico de Cristo acompañado por la Virgen y el mártir al que se dedica la basílica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *